Internet de las Cosas, el hogar inteligente, wearables, el coche conectado… Son conceptos con los que nos estamos familiarizando, y poco a poco, estamos incorporándolos a nuestra vida cotidiana. Nuestro coche, nuestro salón, nuestro gimnasio… son espacios en los que ya vemos con naturalidad todas estas tecnologías. Ahora es el turno de uno de los espacios en los que tomamos algunas de las decisiones más importantes de nuestro día a día: la cocina. Es la hora de la Smart Kitchen. Esta semana comienza en Berlín una de las ferias de electrónica de consumo más importantes, IFA, y la conferencia de apertura -a cargo de Karsten Ottenberg, CEO de BSH, casa matriz de marcas como Siemens, Bosch, Ufesa, entre otras- lleva por título «Experiencia de Usuario en la Cocina Conectada», toda una señal del interés de este mercado.

Hay quien lo define como la “revolución silenciosa”, pero si nos fijamos en las previsiones de los analistas, parece que es una revolución que llega para quedarse. El impacto de las tecnologías que se engloban dentro del concepto de Smart Kitchen supondrá una oportunidad de negocio valorada en $10.100 millones en 2020, según Next Market Insights. No solo las ferias ponen sus ojos en la smart kitchen, también los inversores a través de importantes operaciones corporativas o financieras. Estos son algunos ejemplos:

  • JuneOven-smartkitchen-techfoodmagLa reciente compra por parte de Samsung de Dacor (Fabricante Premium de electrodomésticos inteligentes).
  • Juicero, un exprimidor en frío conectado que anunció una de las mayores rondas de financiación del año en el ámbito food tech con $70 millones en series B en Marzo.
  • June, compañía que desarrolla un horno inteligente, ha captado $22’5 millones en Series A.
  • PicoBrew, responsable de un electrodoméstico para fabricar cerveza casera, obtuvo $10’6 millones en series A
  • Innit ha anunciado hace algunas semanas una ronda de $18 millones.

Esto suma $120 millones en la primera mitad del año solo en estas 4 operaciones.

Pero cuando hablamos de SmartKitchen, ¿a qué nos estamos refiriendo realmente?. Es un concepto amplio que engloba la combinación de tecnologías, capacidades y prestaciones incorporadas a nuestros electrodomésticos tradicionales o a nuevos tipos de dispositivos, que incluyen conectividad M2M, acceso a internet, sensores, aplicaciones, etc., que permiten al usuario mejorar su forma de cocinar, o hacerlo de manera más sencilla, gestionar más eficientemente todo lo relacionado con la compra, almacenamiento y procesado de alimentos, o desarrollar un estilo de vida más consciente y saludable.

Eficiencia, guía de cocina y estilo de vida

En el ámbito de la eficiencia se incluyen, por ejemplo, tecnologías basadas en sensores capaces de determinar la cantidad y estado de los alimentos almacenados en la nevera o en otro tipo de elementos de almacenaje. La americana Innit con su lema “Escucha a la Comida” está trabajando en esta línea. Y esto sería solo un primer paso. El siguiente, la “compra automática” directamente con nuestro proveedor de confianza, cerrando un círculo virtuoso que incluiría otras tecnologías como la inteligencia artificial o el Big Data.

La cocina guiada es otra de las áreas en la que más ideas se están desarrollando. Aquí incluiríamos desde los dispositivos estilo “cooking-for-dummies”, hasta electrodomésticos de precisión para el mercado doméstico que permiten a los usuarios avanzados -o principiantes- emular las técnicas de los profesionales más reputados. Los sensores juegan un papel fundamental en este tipo de soluciones, junto con la capacidad conectar con el móvil como un mando a distancia o incluso con una fuente externa de información, como puede ser internet, para buscar una receta que el aparato puede “entender” y ejecutar directamente.

La propuesta que la alemana Cuciniale presentará en IFA, es un claro ejemplo de ello, su sistema de cocina inteligente incluye un sensor (GourmetSensor®), que se conecta a la placa de cocción y se gestiona a través de una app móvil (GourmetPilot® app) que cuenta con más de 500 recetas diseñadas por chefs profesionales, incluido el Estrella Michelin, Carmelo Greco.  El sensor detecta el tipo de alimento, su peso, cantidad de agua o proteína y la temperatura que va adquiriendo conforme se cocina, etc., de forma que es capaz de avisar al cocinero si ha de darle la vuelta o sacarlo del fuego, según la receta y el punto de cocción que previamente se ha determinado. Básicamente, pinchas el sensor en la pieza, y te dejas llevar… «Lo que queremos es impulsar las posibilidades de la digitalización inteligente en el mundo de la cocina. Nuestra propuesta es una revolución similar a la invención de la cámara digital. Hoy cocinar puede ser tan fácil como tomar fotografías profesionales», afirma Holger Henke, CEO de Cuciniale.

Eskesso-smart-kitchen-techfoodmagLa startup española Eskesso también quiere aportar su granito de arena en el mundo de los gadgets conectados y la smart kitchen. En su caso, se trata de un dispositivo para llevar al mundo doméstico la cocina al vacío a baja temperatura. Su propuesta además, es especialmente interesante ya que pretende dar el salto del harware al de los servicios de alto valor añadido. Esta es su historia.

Finalmente, hay todo un universo de soluciones diseñadas para ayudarnos con nuestra dieta y nuestro estilo de vida. Dispositivos y food scanners, que permiten a los usuarios  monitorizar su ingesta de alimentos y controlar indicadores nutricionales como la cantidad de calorías, sal, azúcar, cafeína e incluso alérgenos o ingredientes no deseados o en mal estado. Balanzas inteligentes, que se gestionan desde una app en el móvil, que además se conecta con nuestra pulsera o smartwach con el que monitorizamos nuestro ejercicio… Sólo hay que echar un vistazo a plataformas como KickStarter para hacernos una idea de hasta dónde puede llegar la creatividad en este campo.

Los retos de la compatibilidad y la obsolescencia

Pero como toda industria tecnológica incipiente, también tiene por delante algunos retos importantes que afrontar. Por ejemplo, el diferente ritmo de obsolescencia del núcleo funcional del electrodoméstico tradicional y sus modernos cerebros electrónicos/digitales. Otro aspecto clave es la compatibilidad e interoperabilidad entre aparatos debido a las diferentes tecnologías y fabricantes.

IFA será todo un escaparate de novedades. Siemens tiene previsto presentar una cocina completamente conectada. Otros gigantes como Miele o Bosch, y multitud de pequeños fabricantes tienen ya preparadas sus presentaciones en los próximos días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *