Future Food Lab nace con un ambicioso objetivo que va más allá de la creación de productos o conceptos de éxito, sino que se embarca en un movimiento por la transformación del sistema de alimentación. Un sistema que se enfrenta a enormes retos como la sostenibilidad, alimentar a una población creciente, el incremento de enfermedades relacionadas con la alimentación, la seguridad alimentaria, los cambios en los estilos de vida, etc. Algunos de ellos, recogidos específicamente en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, definidos por Naciones Unidas.

Future Food Lab, un espacio para definir la experiencia de innovación

Future Food Insititute e IED, las organizaciones detrás de esta iniciativa, consideran que la unión de esfuerzos, de sus conocimientos y habilidades en educación diseño y creatividad; la integración de metodologías de innovación, espacios y herramientas profesionales son una combinación adecuada para definir e impulsar esos puntos de cambio necesarios. Tal y como explicaba Dario Assante, director del IED Madrid, «no solo buscamos producir productos específicos, sino cómo crear o definir la experiencia de innovación que ayuda en estos momentos de cambio«. Sara Roversi, fundadora de Future Food Tech, nos explicaba así qué es Future Food Lab.

Otro de los objetivos de Future Food Lab será conectar con las comunidades y con las administraciones. Conectar con los gobiernos y quienes impulsan las políticas relacionadas con la alimentación. Favorecer que haya más conexión y colaboración en el ecosistema, las comunidades, las compañías… «Los gobiernos están algo desconectados», afirma Sara Roversi. «Estamos en un momento de cambio, pero no podemos hacerlo solos.»

La innovación es un esfuerzo colaborativo

Future Food Lab reunirá expertos en impresión 3D, inversores, tecnólogos, data scientists, chefs, estudiantes, científicos, marcas… Todo ello con instalaciones adecuadas para cada una de esas disciplinas. Se busca la «polinización cruzada» entendiendo la innovación como un esfuerzo colaborativo. «Necesitamos el conocimiento y las capacidades de todos ellos para crear innovación tangible y de valor», detalla Roversi.

Future Food Lab - TechFood Magazine

La comida es mucho más que lo que nos llega al plato. Por eso, Future Food Lab pretende aplicar un enfoque holístico, tener en cuenta todas las bases de la cadena de valor del sistema. Solucionar problemas uniendo fuerzas y mentes. Para ello, las metodologías de innovación y el diseño tendrán una labor importante. «Cuando hablas de diseño, la gente piensa en aspecto y forma.

El diseño es un estado mental y es un proceso sistemático

Pero el verdadero valor es diferente y viene del proceso de innovación previo. El diseño es un estado mental y es un proceso sistemático. Queremos aplicar esa forma de pensar en la solución de problemas complejos», explica Elahe Rajabiani, design thinker del Future Food Institute. «Lo más importante es empatizar con las personas, y entender sus necesidades y traducirlas en ideas tangibles, en prototipos

Para las grandes empresas es crucial tomar las decisiones adecuadas, ya que su impacto puede cambiar la vida de millones de personas. Los promotores de Food Lab buscan empresas y marcas que quieran colaborar y encontrar  en él entorno apropiado desarrollar sus proyectos de innovación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *