Food Start Tech es una iniciativa impulsada por el Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA) y patrocinada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA). Su objetivo principal es potenciar una innovación de mayor valor y acelerar la transferencia de tecnología a la industria alimentaria desde la innovación externa y el emprendimiento corporativo «donde las start ups tienen un papel fundamental», explica su directora de marketing, Estefanía Erro.

Food Start Tech, un triángulo colaborativo

«Por este motivo hemos planteado un triángulo de trabajo colaborativo formado entre estas dinámicas start ups, la industria alimentaria y el centro tecnológico CNTA que permite acelerar el desarrollo tecnológico y la innovación de valor. Se trata de una fórmula totalmente novedosa, englobada en las tendencias Open Innovation y Corporate Venture de las que tanto se habla últimamente”. Herramientas de esta plataforma son el Food Start Tech Corporate, un grupo de 10 empresas del sector alimentario (Grupo Helios, Grupo Apex, Borges, Aceitunas Guadalquivir, Grupo Riberebro, Florette, Palacios, Grupo AN, Azucarera y Mahou, San Miguel) altamente innovadoras y abiertas a nuevas fórmulas de colaboración y búsqueda de ideas.  Una de sus primeras iniciativas fue el Food Start Tech Hackathon, celebrado el pasado 16 y 17 de noviembre y que tenía como objetivo generar ideas y resolver retos de forma conjunta en el sector alimentario español, y próximamente Food Start Tech Startup, una aplicación en Internet para la Industria pensada para identificar startups relacionadas con los retos y facilitar la colaboración entre ellas.

Cómo alimentar a 9.000 millones de personas en 2050

Para su presentación en Madrid, se celebró el I Food Start Tech Summit en cuyo marco tuvo lugar el panel «Cómo dar de comer a una población de 9.000 millones en 2050» en el que se debatieron algunas de las claves de este reto.

Food Start Tech Summit

  • El objetivo no debe ser solo conseguir alimento suficiente, sino que éste sea sano, accesible, nutritivo, y, en la medida de lo posible, atractivo.
  • Importancia de apostar por la productividad en el sector primario, con conceptos como la agricultura de precisión, de predicción o la agricultura 4.0.
  • La lucha contra el desperdicio alimentario con vías como la mejora en la conservación de los alimentos o al aplicación de IoT a la cadena de suministro.
  • La oportunidad que supone para España como referencia alimentaria por la calidad y variedad de sus productos, y por el talento y la capacidad innovadora.
  • La innovación abierta o colaborativa, para que funcione, debe partir de un ecosistema en el que startups y corporaciones compartan una visión común y beneficio mutuo.
  • La transparencia, la comunicación y la divulgación del impacto positivo de esta innovación en la sociedad es clave para generar confianza en un consumidor cada vez más exigente y con más herramientas a su alcance para acceder a la información.

El panel, moderado por Fernando Comas (VP As. Española de Informadores de la Salud), contó con la participación de Héctor Barbarín, DG del CNTA, Mauricio García Quevedo, DG de la FIAB y Beatriz Romanos, fundadora de TechFood Magazine.

El Food Start Tech Summit también contó con la participación de startups como Visionquality, Smileat, Natural Machines, Pevesa o Visuar.

Poner en valor la innovación y la tecnología alimentaria

Por otra parte, Food Start Tech también persigue divulgar y difundir los beneficios de esta innovación alimentaria en la sociedad. Tal y como explica el director general de CNTA, Héctor Barbarin  “a lo largo de la historia las innovaciones tecnológicas en los alimentos siempre han repercutido de una forma positiva en la sociedad. Actualmente las nuevas tecnologías juegan un papel importante en el ámbito de la alimentación ya que permiten producir alimentos y bebidas que se adaptan a las demandas de la sociedad de manera segura. No obstante, con la irrupción de internet y las nuevas tecnologías, por una parte, y el interés cada vez mayor de la sociedad por una alimentación saludable y sostenible, por otra, han generado preguntas en los consumidores sobre aspectos de este desarrollo tecnológico que son necesarias responder”.

30 contribuciones de la innovación 

Precisamente ese es el objetivo de la campaña que promueve desde este mes Food Start Tech para dar a conocer  30 ejemplos positivos que identifican cómo las tecnologías de la alimentación han contribuido al bienestar de la sociedad. Estos hechos responden a cinco ámbitos que interesan a los consumidores: Seguridad Alimentaria (productos más seguros), naturalidad (productos más frescos, más naturales y sanos), disponibilidad (más variedad de texturas y alimentos fuera de temporada), perfil nutricional específico (personalizado y adaptado para diversos grupos de personas) y nuevas tecnologías aplicadas al producto final (más y mejor información en el punto de venta al consumidor).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *